Saltar al contenido

Partes de una impresora

Tanto si aspiras a convertirte en un técnico de soporte, como si simplemente quieres saber el funcionamiento de las cosas, es posible que te preguntes por las diferentes partes de una impresora, ya que así tendrás una idea más acertada sobre su funcionamiento.

Lo cierto es que existen muchos modelos de impresoras multifuncionales (que son los modelos más comunes en el mercado); sin embargo, en este artículo nos vamos a centrar en las piezas más habituales, que son aquellas que están contenidas en la gran mayoría de las impresoras disponibles en el mercado.

Sigue leyendo para descubrirlas.

Parte de una impresora

¿Cuáles son las partes de una impresora?

¿Cuáles son las partes de una impresora?

Lo cierto es que una impresora multifuncional tiene un mecanismo mucho más sencillo de lo que parece. Su mecanismo de alimentación de papel está formado por una serie de rodillos que se accionan gracias a la energía que logra producir un motor eléctrico interno.

La tinta se moverá a través de un circuito que está impulsado mediante una bomba de vacío. La mayoría de las piezas del cartucho están compuestas por partes mecánicas, pero no son muy enrevesadas ni tienen una tecnología avanzada.

Con relación a la parte electrónica de la impresora, estamos hablando de una placa pequeña, de unos 20 centímetros aproximadamente. Esta se encuentra integrada con procesadores de memoria Flash, por una CPU que integra el propio fabricante, así como por un controlador para Ethernet o USB que permite gestionar los motores del cabezal, la bomba de vacío, así como la tracción del papel.
La placa tiene la labor de controlar los sensores del papel, las bandejas, el estado en el que se encuentra cada cartucho, escáner, cabezal de impresión, panel frontal, entre otros criterios de importancia.

Vamos a definir las partes de una impresora más importantes:

1.     Cabezal

El cabezal es una de las piezas más importantes que podemos encontrar en una impresora multifuncional, además de ser una de las más complicadas por tener una estructura avanzada.

Si analizamos este elemento con detalle, nos daremos cuenta de que se trata de una placa compuesta por una larga serie de microperforaciones (dependerá del modelo, pero se cuentan por miles). Estas hendiduras funcionan como inyectores, permitiendo que la tinta sea expulsada a través de impulsos eléctricos muy precisos.

Para conseguir la máxima precisión a la hora de imprimir se utiliza un sensor infrarrojo y una sencilla cinta de plástico transparente (la cinta estará dispuesta en ambos extremos del carril).

No podemos olvidarnos de otro aspecto básico del cabezal, y es el sistema de limpieza: tal y como su nombre indica, se utiliza para limpiar la tinta que se expulsa, pero también es una pieza que sirve para que el cabezal descanse cuando no se está usando.

La limpieza es un proceso que se lleva a cabo de forma automática (al encender y apagar el equipo) o de forma manual (también la puede solicitar el propio usuario).

Como dato de interés, en algunas impresoras de inyección de tinta no está integrado el cabezal en la impresora, sino en los cartuchos (esto suele pasar con las impresoras de la marca Canon y HP).

cabezal de impresion

2.     Entrada de papel

Esta pieza no es muy diferente en los diferentes tipos de impresoras disponibles en el mercado. Se puede considerar un elemento clave del alimentador superior de papel de la impresora.

Es otro elemento simple; se trata de un rodillo de goma que tiene la capacidad de girar a la vez que la bandeja está ejerciendo una determinada fuerza contra el mismo. Con esta acción se puede crear el efecto de atrapar una hoja de papel, para poder llevar a cabo la impresión en cuestión.

El sistema de entrada de papel se complementa con otros elementos, como pueden ser sensores que permite detectar cuando hay o no hojas, el estado de la bandeja, entre otros criterios.

También es interesante hacer mención a las bandejas. Las impresoras suelen estar compuestas por 2 bandejas:

  • Bandeja de carga: es dónde se deja el papel blanco, para poder imprimirlo más adelante.
  • Bandeja de salida: en dónde se irán acumulando los folios que ya se han impreso, evitando que se caigan al suelo.

3.     Bomba de vacío

Tal y como hemos indicado, la bomba de vacío es un componente que se puede localizar en la parte inferior del cabezal. Funciona emitiendo una succión a intervalos gracias a la existencia de un circuito neumático.; lo que consigue es que la tinta salga y se impulsada hacia a las tuberías utilizando el poder de las bombas de vacío.

Así es como la tinta llegará desde los cartuchos al cabezal para acabar en el documento. Si esta pieza no estuviese, o se encontrase en mal estado, la impresión no sería posible en ningún caso.

4.     Depósito de tinta

¿Qué ocurre con la tinta que se ha limpiado del cabezal en las operaciones de limpieza automáticas o manuales? Va a parar a un depósito de tinta.

No es tan sofisticado, ni grande, como cabría esperarse: de hecho, se trata de un tubo y una bomba que están conectados al mecanismo de limpieza; así es como desplazan la tinta sobrante para evitar que llegue a cualquier otro lugar de la impresora.

En su interior hay una esponja que se encarga de absorber la tinta. En principio, se trata de un material que no se sustituye, aunque da para miles de ciclos de limpieza.

Depósito de tinta o tanque de mantenimiento compatible y original en impresora Epson
Depósito de tinta o tanque de mantenimiento compatible y original en impresora Epson

5.     Panel de control

Cualquier impresora funciona gracias a la presencia de un microordenador que actúa como si fuese el cerebro del periférico. Tiene la labor de procesar toda la información que recibe del ordenador para transformarla en un documento impreso.

Este mini ordenador puede llevar a cabo su cometido gracias a que cuenta con recursos como unidad de memoria, procesador y mainboard (este último es el elemento que se encarga de interconectar todos los demás).

A diferencia de las características que tiene un ordenador convencional, este microordenador no es ampliable en ninguno de sus componentes.

6.     Otros componentes

Además de los componentes anteriores, existen otros que se deben tener presentes:

  • Conexiones: son las tipologías que permiten conectar la impresora con diferentes periféricos. Por ejemplo, podríamos estar hablando de USB, puerto paralelo, conexión WiFi o Bluetooth.
  • Motor de posicionamiento de cabezal de impresión: esta pieza consigue que el carro de impresión se pueda reemplazar (este se encuentra formado por el cabezal y los cartuchos de impresora). Así, puede llegar tanto a la derecha como  a la izquierda, dependiendo de lo que se necesite en cada momento.
  • Cubierta de impresora: es una pieza, normalmente de plástico, que envuelve a la impresora y la protege de cualquier golpe al sistema eléctrico, de la entrada de polvo, entre otros elementos.
  • Botones: los botones nos permiten interactuar con la impresora; por ejemplo, podemos imprimir o escanear. Las impresoras más avanzadas pueden tener una pantalla LCD desde la que se puede acceder a diferentes configuraciones; incluso, hasta podríamos estar hablando de una pantalla táctil.
  • Cartuchos de tinta: por supuesto, los cartuchos de tinta son imprescindibles para imprimir. Están compuestos por tinta líquida, que es un líquido pigmentado responsable de que las impresiones tengan color. También reciben el nombre de consumibles debido a que tienen que reponerse una vez se terminen.

Estas son las principales partes de una impresora y sus funciones.

Puede que también te interese ¿Cómo funciona nuestra impresora?

Manuel Garrido