Decálogo del buen ahorrador de tinta de impresora

Cómo ahorrar tinta

El desarrollo de Internet y de las nuevas tecnologías está detrás de la tendencia que existe entre los usuarios a imprimir cada vez más documentos de los que serían necesarios para ellos. De hecho, se estima que si estos llevasen a cabo una gestión óptima e su impresora podrían reducir sus costes de impresión hasta en un 30% de lo que ahora invierten en esta actividad.
Es por ello que estos han de apostar por encontrar cuáles son los costes que les suponen un mayor consumo y establecer unas pautas de impresión adecuadas, las cuales les permitan ahorrar. De ahí que abordemos las diez medidas que consideramos fundamentales para llevar a cabo este propósito en el hogar.

Primera: Elegir documentos de baja utilidad.

En primer lugar, es importante diferenciar los distintos tipos de documentos que se imprimen en el hogar y clasificarlos entre uso interno y externo. Al establecer este hábito y subordinar aquellos de utilización interna se favorece considerablemente el ahorro. Así, es interesante que a la hora de llevar a cabo esta actividad se utilice papel reciclado, se configurar la impresora a una menor definición y se ajusten los márgenes para las impresiones que realmente no necesitan ni merecen gastarnos más en tinta y en papel.

Segunda: Imprimir a doble cara o no imprimir.

De la misma manera, es factible imprimir únicamente las páginas que se requieren utilizar, no el documento en toda su extensión. Asimismo, también es interesante optar por la impresión a doble cara de manera predeterminada y usar la función de impresión múltiple siempre que sea posible. Imprimir varias páginas por hoja e imprimir en modo borrador también permite ahorrar tinta impresora.

Es importante evitar imprimir emails y borradores, además de archivar las copias de forma electrónica. Es en este momento donde entra en juego el criterio del usuario y su capacidad de diferenciar entre las copias físicas y las que puede diferenciar y las que no.

Tercera: cuidado con las limpiezas de cabezales.

El proceso de las limpiezas de cabezales son necesarias la mayoría de veces, pero tenemos que tener en cuenta que se gasta mucha tinta en estos procesos. Si después de la primera prueba vemos que solo es el negro el que no imprime bien, o solo es el color, no hagamos la limpieza de todos los colores, sería tirar la tinta inútilmente, la mayoría de las impresoras permite hacer la limpieza del negro y de los colores por separado.

Cuarta:  Inicializar no es barato.

Cada vez que inicializamos la impresora lo normal es que se utilice una pequeña cantidad de tinta. Tenlo en cuenta, si crees que vas a volver a imprimir no cierres la impresora, déjala inicializada para no volver a gastar de nuevo.

Quinta: modo ahorro de energía.

Es preferible normalmente que el usuario opte por la no desactivación del modo de ahorro de energía ya que de esta forma se consigue una importante reducción de consumo eléctrico a la larga. Tener en cuenta que la impresora no solo gasta tinta, también gasta energía, y no todas las impresoras gastan la misma.

Sexta: liberación de impresión.

En octavo lugar, los expertos también recomiendan utilizar impresoras que permitan llevar a cabo la liberación segura de impresión. Esta actitud permite que las órdenes de impresión se guarden en la memoria y después se lancen posteriormente todas a la vez, cuando el usuario lo decida.

Esta opción es muy válida en empresas, donde no siempre se le da el valor que tienen las cosas, con la impunidad que da «el no pago yo», se tira mucha tinta inútilmente. Esta opción puede estar integrada en la misma impresora o utilizar programas cargados en red para la liberación más que segura, concienzuda de lo que tenemos que imprimir.

Séptima: controlar las copias impresas.

A continuación, es importante que los propietarios de estos equipos también implanten soluciones de seguridad. Para ello, han de establecer cuotas de impresión. ¿Qué cómo se puede lograr esto? Existen diversas maneras para alcanzar este objetivo, basta con utilizar claves o tarjetas que nos dicen y controlan el número de impresiones que llevamos. Es algo parecido a la liberación de impresión, pero en este caso lo que haremos es poder ver la cantidad de copias impresas por persona, dándoles a cada una de ellas una clave distinta para imprimir.

Epson tiene este sistema incluido en sus nuevas impresoras como la WORKFORCE_ALC3

Octava : Conectar en red o en wifi.

Por último, en el caso de que exista más de una impresora en el hogar, es interesante tener presente que existe la posibilidad de sustituir las locales por equipos de impresión en red, lo cual puede incidir en la producción de un menor gasto en impresión. Es decir siempre es más barato mantener una impresora que tres. Las podemos tener cableadas por red o por wifi, actualmente la mayoría permiten esta opción, ¿y en que casa no hay wifi? Con la opción del wps, incluido en todos los wifis actuales podemos tener conectados todos los ordenadores, tablets y teléfonos a la misma impresora. Ganamos en espacio y ganamos en optimizar la impresora y por lo tanto sus tintas.

Si tienes problemas para conectar tu impresora wifi mira esta entrada: Conozca las maneras de conectar su impresora Wifi exitosamente.

Novena: ¿qué impresora tienes?

Aunque controvertida, la séptima clave de ahorro es que los usuarios opten por invertir, de tanto en tanto, en nuevos equipos de impresión. Ello se debe a que gracias a las nuevas tecnologías también se puede acceder a impresoras que promueven el ahorro. Así, estos equipos facilitan la consulta previa de los documentos susceptibles de impresión mediante su visualización.

Mucho cuidado al adquirir una impresora, no busquemos la más barata, mirar siempre cuanto vale la tinta que van a utilizar.

Décima: ¿qué cartuchos utilizas?

Valora el precio de los cartuchos que compras, no es lo mismo 2 euros para 100 copias, que 5 euros para 1000 copias. Seguro que te sale más a cuenta comprar tintas y tóners remanufacturados. Pero ten en cuenta también que tinta utilizas no todas las máquinas imprimen igual ni gastan lo mismo.

Se ha de tener en cuenta el reciclaje de los útiles de la impresión, de modo que se han de separar los residuos de papel y de cartuchos. En esta línea, es importante distinguir entre los distintos tipos de residuos, ya que esta acción contribuye a minimizar el impacto ambiental.

Sé el primero en comentar en «Decálogo del buen ahorrador de tinta de impresora»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*