Consejos para elegir una impresora doméstica

Toda impresora supone llevar a cabo, por parte de su propietario, un desembolso. Y, por tanto, una inversión a largo plazo. Es por ello que antes de comprar una impresora se han de considerar una serie de criterios. Y es que a partir de ellos la adquisición será un proceso mucho más sencillo.

El mercado de las impresoras ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de decantarnos por una impresora de uso doméstico. Por eso, a continuación os damos algunos consejos prácticos que debemos tener en cuenta antes de adquirirla, y así poder estar seguros que hemos elegido la adecuada.

Consejos para comprar una impresora

Elegir según características técnicas

Son varios los criterios que se han de tener en cuenta a la hora de comprar una impresora para el hogar. Ello se debe a que en función de cuáles sean las funciones que estos aparatos van a cumplir en nuestra casa nos inclinaremos por un modelo u otro de impresora. En primer lugar, se hace necesario analizar la tecnología de impresión que nos ofrecen. En el sector doméstico usualmente acabaremos decantándonos por impresoras de inyección de tinta, aunque hace falta pensarlo bien.

En primer lugar, se debe partir de la base de que todas las impresoras de marca realizan unos trabajos, por norma general, de buena calidad. De ahí que sean otros los parámetros y funcionalidades que se deban analizar a la hora de comprar un aparato de estas características.

  • Entre ellos, elegir entre inyección de tinta o tóner. Esta decisión dependerá de la frecuencia de uso que se haga de la impresora. Así, si el número de documentos es elevado, la relación calidad, resolución y velocidad de impresión harán que uno tenga que decantarse por las impresoras láser, a pesar de que a priori resulten más caras, tanto el aparato como los consumibles. Se tiene que tener en cuenta la realidad que existe entre las impresoras de inyección a tinta y a láser. En este último caso se trata de una impresión que da una mayor calidad pero que a su vez también supone, en el corto plazo, un mayor coste para el usuario. También tiene un mayor su mantenimiento.No obstante, lleva a cabo un proceso más ágil que las impresoras a inyección de tinta, ya que no trabajan por líneas, el secado es más rápido y la calidad es mayor. Ello responde a que los pigmentos del tóner son triturados hasta convertirse en polvo, motivo por el que se logra mayor definición y nitidez en las impresiones. Un proceso que da lugar, a la vez, a una homogeneidad en lo que a las figuras y líneas impresas se refiere.
  • Con respecto a los consumibles, habrá que elegir entre las impresoras que llevan dos cartuchos, cuatro, seis o hasta ocho cartuchos, presentando en cada uno de los casos sus ventajas y sus inconvenientes. En este sentido, las impresoras de dos cartuchos llevan un cabezal incluido, por lo que si el usuario imprime poco y se seca la tinta del cabezal no se estropeará la impresora sino que bastará con sustituir los cartuchos. Sin embargo, este sistema presenta dos desventajas. La primera de ellas es que el precio del cartucho es más alto. La segunda, que la capacidad del cartucho de color es muy escasa, por lo que este tipo de impresoras solo están recomendadas para aquellos usuarios que las utilicen poco. Esto es: menos de 30 páginas al mes. Por su parte, las impresoras de más cartuchos son las destinadas a resultados fotográficos, unos modelos no indicados para el hogar.
  • Analizar el precio de los consumibles. Otro consejo destacado es no optar por los cartuchos de tinta con los precios más elevados. En esta línea, es mejor comprar aquellos que pueden usarse con cartuchos de tinta compatible, cuyo precio no solo es menor sino que su rendimiento puede llegar a ser incluso el doble a los originales. Se tiene que tener cuidado puesto que el coste real de los consumibles, suele situarse por encima del precio que indican los fabricantes en las impresoras. Así que no está de más mirar el precio de los cartuchos de tinta o tóner y las alternativas a las marcas originales que tienes. Hay que ser más práctico que ahorrativo y aunque puede que en nuestra búsqueda de impresora encontremos modelos de última generación a buen precio, es mejor optar por impresoras para las que existan modelos de cartuchos compatibles, los cuales proporcionan una impresión económica y simple.
  • Es importante que decidas si quieres comprar un equipo multifunción. Casi todas las impresoras domésticas lo son, llevando incorporado un escáner. Ello se debe a que por la diferencia de precio ofrecen la posibilidad de imprimir, hacer fotocopias y escanear documentos. No obstante, define la calidad en que quieres tener estos documentos, pues las diferencias entre los distintos tipos de equipos multifunción son notables.
  • Asimismo, te recomendamos que tengas muy en cuenta el lugar que ocupará la carga de papel, de modo que a la hora de colocarlo en casa no tengas problemas. De hecho, las más avanzadas cuentan con un comportamiento de almacenamiento, muy útil para no estar pendiente continuamente de agregar papel a la hora de imprimir.
  • Optar por comprar una impresora con pantalla incorporada o no, es otra cosa que podemos plantearnos. En este sentido, es mucho más fácil manejar el dispositivo si cuenta con este accesorio, independientemente de que sea a color o monocromática. El desembolso te merecerá la pena.
  • Por último, hay que pensar también en la velocidad de impresión del equipo, así como si decantarnos con una que imprima a doble cara. Ello dependerá, en gran medida, del ritmo de impresión que tengas en casa, no solo en lo que respecta a número de documentos sino en su continuidad a lo largo del tiempo.

Elegir según el uso que se le de

Como usuario uno ha de hacerse una serie de interrogantes al respecto, relativos a cuánto se imprime al día, a la semana y al mes.

  • En primer lugar se deberá contemplar la posibilidad de si realmente se requiere utilizar una impresora en el hogar o si, por el contrario, dado el ritmo de impresiones que uno lleva a cabo en este lugar, ya que de lo contrario sale más rentable imprimirlas en una copistería especializada.
  • Un elemento que determinan la compra de una impresora es el estético. En este sentido, las impresoras láser se llevan la batalla, ya que se pueden utilizar junto al  ordenador, en una mesa de tamaño estándar sin que resulte un estorbo para el usuario. Asimismo, hay que tener en cuenta que hoy en día se han desarrollado distintos modelos, funcionales a la par que elegantes, que hacen de las impresoras unos complementos muy combinables con el resto de la decoración de un lugar.
  • Hay que considerar la posibilidad de imprimir a color o solamente en tinta negra. En otro orden de asuntos, más de índole práctica, también será importante considerar si se cuenta con espacio suficiente en el escritorio para tal objeto o si, por el contrario, este deberá colocarse en otro lugar de la vivienda. Con estas premisas, y una vez que se haya definido tanto la cantidad, como el tipo de impresión –texto o imágenes- y la calidad de las impresiones que se necesitan, es el momento de pasar a analizar las distintas posibilidades que oferta el mercado.
  • La conectividad que presta cada uno de los modelos de impresoras. De hecho, uno tiene que pensar en que estos productos han de ser compatibles con el resto de dispositivos que utiliza, tanto el ordenador, en su versión portátil o de mesa, como otro tipo de dispositivos, como tablets o smartphones.
  • En la misma línea, antes de comprar una impresora se ha de tener en cuenta que la tecnología ha avanzado mucho en los últimos tiempos, por lo que optar por la adquisición de un equipo que permite imprimir sin cables es posible. Y es que a pesar de que tanto impresoras láser como de inyección de tinta permiten imprimir vía wifi, se han de tener presentes otras posibilidades.

Decálogo de conclusiones a tener en cuenta

Comprar una impresora nunca es fácil y son varios los criterios que se han de tener en cuenta para seleccionar el modelo adecuado. Esto se debe a que se trata de una inversión de largo plazo, que más allá de su precio, pasa por seleccionar el modelo que se adapte a lo que cada usuario requiere. Es por ello que a continuación analizamos las características más importantes con las que debe contar este producto.

  1. La primera pregunta que se ha de hacer el cliente, en este sentido, es para qué necesita la impresora. Recomendamos que hagan un listado con sus necesidades y que este incluya las funciones que la impresora debe cumplir –solo imprimir, escanear, envío de faxes…-.
  2. Es importante que el consumidor interprete por sí mismo sus requerimientos. Así, en función de cuáles sean sus necesidades le resultará más fácil seleccionar la impresora adecuada. Si uno necesita sólo imprimir en blanco y negro, lo lógico será que compre una impresora que solo imprima a estos dos colores. Lo mismo puede decirse del envío de faxes o con la digitalización de documentos.
  3. Como tercera clave, todo cliente debe saber que en el mercado existen dos modelos de impresores dominantes: láser y de inyección de tinta. En el primer caso resulta más económica al largo plazo, especialmente si se compran tóner reciclados. En el segundo, comprar cartuchos de tinta se tiene un menor coste inicial pero que requieren una mayor inversión en el largo plazo, la cual se puede reducir considerablemente si se alimenta a base de cartuchos reutilizados.
  4. Otra de las claves importantes que a juicio de los expertos los clientes deberían tener en cuenta, y no siempre lo hacen, antes de comprar una impresora, es leer las descripciones de cada uno de estos productos. Así, la posibilidad de acceder a la información que ofrece cada producto facilitará la elección. Para ello, es importante tener en cuenta el ritmo de impresión del usuario y el consumo que lleva a cabo cada impresora
  5. Considerar que en las impresoras de tinta a veces el consumo eléctrico es superior puesto que tienen, usualmente menor cantidad de sistemas que procuren por no hacer este gasto. Por el contrario, las impresoras láser cuentan con opciones y dispositivos dirigidos al ahorro. Entre ellos cabe destacar la tecnología anti-atasco y las herramientas destinadas a reducir el consumo de energía.
  6. También hay que cuidar el espacio que ocupa cada impresora. Así, si disponemos de poco lugar para colocar la impresora, es más conveniente hacerse con una impresora de inyección a tinta, ya que los modelos de impresora láser por lo general ocupan más y dificultan su colocación en el hogar.
  7. Tener presente la disponibilidad de tinta asequible para la impresora también es un paso que se tiene que dar antes de comprar este producto. Así, no hay que pensar únicamente en el costo inicial de la impresora sino sumar al precio otra partida de gasto, como si la impresora permite utilizar cartuchos reciclables o si existen tóners reciclados de dicho modelo a la venta en el mercado.
  8. Es importante tener en cuenta la resolución de las impresoras, una manera fácil de poder comparar la calidad de las imágenes y, por tanto, de las distintas impresoras. Así, la resolución estándar de las impresoras láser es de 600 dpi mientras que las impresoras a inyección de tinta este indicador es de 720 dpi.
  9. Lo mismo se puede decir del tamaño y tipo de papel disponibles para la impresora, porque no es lo mismo necesitar imprimir en papel grueso que en brillante, así como en tamaño pequeño, grande o hacer copias dúplex. Es por ello que antes de comprar la impresora uno se debe asegurar de que esta se puede acomodar a todos los tamaños y tipos de papel.
  10. En la misma línea, también aconsejan revisar la página web del fabricante para asegurarse de que los modelos de impresora que se adquieren cuentan con la garantía del fabricante de proporcionar las pertinentes actualizaciones de sus drivers así como de ofrecer un driver actual para el sistema operativo que utilice el cliente. Es interesante también buscar las otras características de la impresora. Por ejemplo se puede mirar si la impresora tiene la opción adicional todo en uno, si se trata de una impresora multifunción, inalámbrica o con software especializado en impresiones de dispositivos móviles.

Todos estos elementos, sumados, a que en la actualidad tenemos un estilo de vida que nos mueve a considerar el ahorro y la economía en todas sus dimensiones, hacen que sea muy importante tener en cuenta las necesidades intrínsecas de cada uno, para comprar la impresora que sea verdaderamente eficiente para nosotros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*