¿Llegaremos a ver las impresoras 3D en la cocina?

¿Llegaremos a ver las impresoras 3D en la cocina?

El origen de las impresoras en tres dimensiones se remonta a hace más de 30 años. En concreto, fue en 1984 cuando se diseñó el primer prototipo de estas características. Desde ese momento mucho se ha avanzado en el terreno y ya son numerosos los fabricantes de este tipo de productos. Tantos, que la demanda se ha incrementado este año un 98%, por lo que está previsto que este indicador alcance su punto álgido en tres años.

En este sentido, el sector empresarial el que está materializando al máximo su valor, según un reciente informe. Así, el aumento de la demanda se está produciendo en paralelo al mercado de las impresoras 3D y cómo estas se encuentran experimentando un periodo de abaratamiento de costes y expandiendo su uso industrial.

¿Llegaremos a ver las impresoras 3D en la cocina?De hecho, son las aplicaciones industriales, de consumo y biomédicas las que están demostrando que la impresión 3D permite reducir el coste y mejorar tanto la productividad como el diseño en el interior de las organizaciones. Asimismo, el desarrollo de Internet y de las nuevas tecnologías –en concreto, el incremento del Internet de las cosas- facilitará a las empresas ahorrar miles de euros a través de detectores de fallos en los sistemas, por lo que los informáticos han comenzado a experimentar con ellos de manera profunda.

En esta línea, la experimentación entre la tecnología 3D y la comida es un hecho. En concreto, durante una de las conferencias sobre innovación y comida más multitudinarias que se han dado en los últimos tiempos, celebrada el pasado mes de abril en Venlo (Holanda), se llegó a la conclusión de la mayoría de los asistentes es que la impresión 3D revolucionará la forma de cocinar de la mayoría de los hogares, así como los hábitos alimenticios de los consumidores.

Uno de los ejemplos de ellos es la impresora portátil 3D de la compañía ByFlow, cuyos responsables aseguran que si ahora este tipo de productos es solo un objeto de moda, en pocos meses podría llegar a las cocinas de todo el mundo. De hecho, para sus creadores las impresoras 3D generarán el mismo efecto que el microondas, pues cuando apareció todo el mundo decía “yo no voy a calentar mi comida en ese aparato, no lo entiendo”.

Ello se debe a que en la actualidad las impresoras 3D constituyen una tecnología muy diferente a la que los usuarios estamos acostumbrados, aunque comparte un mismo concepto con respecto a los electrodomésticos habituales en nuestra vida. De ahí que para los emprendedores de este sector, la clave pasa por acostumbrar a los usuarios a este tipo de aparatos, proceso a partir del cual y según su opinión “empezaremos a imprimir comida”.

Por su parte, la compañía Print3Taste presentó en este mismo espacio un nuevo programa que permite a los usuarios diseñar la forma en que quieren sus platos a través del ordenador o de una tablet. En este sentido, una de las portavoces de la start up, Melanie Senger, aseguró que su impresora 3D se ha convertido en un concepto “muy flexible” , capaz de responder a las exigencias de cada usuario.

En este sentido, Senger sostuvo que “todo depende del gusto de la persona” pues su programa está configurado de un modo personalizado. Así, cuando un cliente necesita vitamina D a un plato, puede añadírsela a través de esta impresora. Lo mismo sucede con el que no come mucho y requiere energía, de modo que puede agregarla a través de proteínas.

Un invento especialmente positivo para aquellas personas con sobrepeso, pues las impresoras 3D facilitan que se aumente la cantidad de fibra en su dieta y, con ello aumentarán sus posibilidades de adelgazamiento. Es por ello que las posibilidades de éxito de este tipo de impresoras en el ámbito de las cocinas son muy elevadas. Así, a la espera de que estos productos lleguen a las cocinas, son numerosos los restaurantes que empiezan a incorporar las impresoras 3D a sus electrodomésticos y con ellas aumentar su catálogo de servicios gracias a esta nueva tecnología.

¿Llegaremos a ver las impresoras 3D en la cocina?
Rate this post

Be the first to comment on "¿Llegaremos a ver las impresoras 3D en la cocina?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*